Consecuencias de los excesos navideños

Aunque las navidades ya nos quedan algo lejos aún estamos sufriendo sus excesos. Las comidas copiosas, la mayor ingesta de alcohol y el sedentarismo nos hacen ganar una media de hasta 4 kilos.

No debe extrañarnos que el final de las fiestas navideñas nos encontremos pesados, sin ganas de comer y con una enorme sensación de pesadez. Es lógico debido a los excesos de las comidas con familia y amigos, los brindis para celebrar las fiestas, y los excesos de dulces que todos hacemos. Todo ello nos lleva a consumir una mayor cantidad de calorías de las habituales y un mayor sedentarismo ya que las sobremesas se suelen alargar incluso hasta enlazar con la siguiente comida.

Cuando normalmente llevamos un estilo de vida saludable, la sensación de pesadez es aún mayor. Una media de 4 kilos de más es lo más probable que cojamos en estas fiestas, pero no debemos “enfadarnos” con la báscula por ello; hemos disfrutados de un período que ya acabo, y ahora toca corregir esos excesos. Uno de los propósitos de año nuevo es adelgazar, y aprovechando este malestar que se genera es mucha la gente que comienza el año a régimen. Es importante saber que los kilos que hemos ganado esta quincena es normal y que no es algo crónico, y que aunque hayamos ganado mucho peso en poco tiempo las dietas milagro nunca son buenas.

El volver a una rutina más normal también nos va a ayudar ya que una parte importante de la pérdida de peso es el ejercicio. No entendamos esto como “machacarse” en el gimnasio todos los días una hora, sino movernos de forma rutinaria un mínimo de 30 minutos al día, sin necesidad de que sea un ejercicio fatigoso.

Es importante cuando se acercan las fiestas, todas en general, ser previsivo y comprar aquello que se vaya a consumir en esas fiestas. Aunque siempre compramos de más porque tenemos visitas es importante que no nos queden polvorones, turrón, o el congelador lleno hasta agosto. Además, debemos aprender a levantarnos de la mesa con sensación de poder comer más cantidad, ir a bailar para celebrar las fiestas y así bajar los excesos, pasear por las tardes para ver la iluminación navideña, quedar a tomar café fuera de casa,…

bascula farmacia

Todas las calorías que consumimos de más en estas fiestas, sumado al mayor sedentarismo nos acarrea una serie de consecuencias negativas que pueden empañar la alegría de las fiestas navideñas:

1.- En estas fechas ocurren un mayor número de episodios cardiovasculares debidos a los excesos. Hay que tener siempre en mente las enfermedades que padece cada uno y no dejarlas de lado nunca, no deja de ser nuestra vida.

Existe un estudio que dice que en fechas navideñas aumenta un 5% las muertes relacionadas con problemas cardiovasculares. Generalmente, las enfermedades cardiovasculares vienen de la mano de la hipertensión y la hipercolesterolemia, enfermedades comunes a las que no se les suele dar la importancia que debe.

2.- Los excesos navideños nos dejan kilos de más. Cuando nos sentamos a una mesa repleta de ricos manjares que nos preparan nuestros seres queridos con mucho cariño es difícil resistirse a “probarlo” todo. Como ya dijimos anteriormente lo normal es subir unos 4 kilos en las navidades, aunque lo que realmente mantenemos durante el resto del año si no nos cuidamos es medio kilo. Aunque dicho así parezca poca cosa, es importante tener en cuenta que la obesidad en nuestro país es una enfermedad grave, y que si cada año que pasa cogemos medio kilo en las navidades …

3.- Empachos e indigestiones debido a las comilonas.- Nuestro sistema digestivo tiene una capacidad y funcionalidad limitada, y es por ello por lo que nota los excesos de comida de una forma tan marcada. Un menú de navidad suele triplicar la ingesta calórica de cualquier dieta equilibrada.

4.- El exceso en el consumo de alcohol trae innumerables riesgos. No solo el hecho de que al consumir más cantidad de alcohol del que estamos acostumbrados suframos la típica resaca, sino que ello conlleva un riesgo a la hora de conducir, nuestra realidad se turbia en ciertas ocasiones, se tolera menos, nos ponemos más “graciosos”,…

Y ya no solo el alcohol sino lo que lleva asociado, que es el tabaco. Un mayor consumo de bebidas alcohólicas lleva de la mano un mayor consumo de tabaco.

Estas consecuencias que sufrimos por los excesos navideños pueden ser reducidas con unas pautas muy fáciles como son:

  • Elaborar menús con alimentos menos calóricos que los habituales
  • Evitar las salsas comerciales
  • Controlar las cantidades que se compran y las que se ponen en los platos
  • Consumir alcohol con moderación, no hay que dejar de brindar
  • Dar paseos con la familia y amigos y salir a bailar
  • Es muy aconsejable realizar una “limpieza interna”

 

Tomad nota para el año que viene y las fiestas venideras y ¡¡a por este nuevo año!!!


About Olga Deleito

Farmacéutica con amplios conocimientos en nutrición y dietética y su relación con distintas enfermedades. Coaching Nutricional acreditado. Nunca me canso de aprender y en esta profesión eso es algo inevitable.

 
 

^

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: