Consejos para realizar la compra

Ya estamos en febrero y debemos revisar esos propósitos de año nuevo. ¿Los estamos cumpliendo? ¿Que problemas tenemos para conseguirlo?¿Quién nos puede ayudar?

Seguro que son muchas las preguntas para aquellos que realmente tenéis intención de realizar un cambio en vuestra vida. De entre los propósitos más habituales suele estar el de adelgazar, bien por un sobrepeso o para perder esos kilitos que cogemos en las navidades.

Normalmente se recurre a dietas restrictivas, en muchos casos demasiado restrictivas, y que finalmente nos cansamos y no hemos conseguido nada.

Uno de los mayores problemas es que nos fiamos de todo lo que pone en internet y realizamos verdaderas salvajadas contra nuestra salud. Lo más recomendado es acudir a un profesional que nos pueda aconsejar y enseñar cómo debemos comer. Y es que éste es el principal problema que tenemos actualmente, que no sabemos comer.

Muchos pensamos que lo hacemos bien y sin embargo se está realizando una dieta incompleta o desequilibrada. Es por ello por lo que un profesional nos guiará en el camino hacia la dieta sana y equilibrada que deberemos consumir según nuestras necesidades.

Este punto para mí es fundamental, cada persona somos uno mismo y tenemos nuestros propios requerimientos nutricionales y gustos alimenticios, por lo que las reglas generalizadas sólo son válidas para pequeños períodos de tiempo. Cuando finalmente regresamos a nuestras costumbres volvemos a cometer los mismos errores

En este artículo quería daros algunas pinceladas de qué debemos hacer para no caer en esos errores más generalizados.

Uno de los puntos en los cuales menos nos fijamos y es uno prioritario es en el momento de realizar la compra. Algo tan simple como “lo que no debo comer no lo compro” no suele cumplirse. Si hay algo que nos gusta mucho pero que sabemos que no es bueno abusar de él, lo mejor que podemos hacer es limitarlo; es decir, no lo compro y lo tengo en casa porque así no caeremos en la tentación de consumirlo.

Pongámonos un “día de placer”, por ejemplo los domingos, que comemos con la familia y nos tomamos nuestro postre favorito.

Consejos para llenar el carro de la compra con opciones más saludables
Llenando el carro con “cabeza”

Por ello, a la hora de realizar la compra nos pueden ayudar unas reglas a seguir:

  1. Realiza la lista de la compra. Cuando realizamos la lista de la compra podemos comprobar que es lo que necesitamos. Si realizamos la lista de la compra y nos centramos en ella ahorraremos dinero y evitaremos caer en tentaciones.
  2. Prográmate. Es importante no ir con prisas y agobios, aunque entiendo que hoy por hoy en parte de nuestra rutina. Debemos intentar ir a media mañana o justo después de comer. Así conseguimos varios puntos. En primer lugar habrá menos gente y podremos concentrarnos más. Por otro lado tenemos el tiempo suficiente para hacer la compra y lo haremos mejor y en menos tiempo. Y otro punto importante es que si acabamos de comer (o desayunar) nuestro estómago estará lleno y realizaremos la
    compra con la cabeza y no con el estómago.
  3. Diseña tu plan de comidas. Si tienes planificadas tus comidas de, por ejemplo, una semana, te resultará más fácil realizar una lista de la compra acorde a lo que necesites.
  4. Elige alimentos frescos. Esto es importante porque las vitaminas y minerales se encuentran en mayor cantidad en los alimentos frescos. Las frutas y verduras frescas no deben faltar en toda la semana, aunque aguantan más tiempo.“Esquiva al enemigo”. Los supermercados tienen absolutamente todo calculado para que cuando acudas a comprar te vayas con muchas más cosas de las que pensabas llevarte gracias a sus múltiples estudios de marketing. Para intentar “ganarles” puedes: hacer el recorrido a la inversa de lo “establecido por norma”, esto es, de forma automática al entrar en un establecimiento vamos hacia la derecha, por lo que es allí donde podremos encontrar las ofertas del día. Otra opción es mirar las etiquetas, ya que así nos mentalizaremos de los alimentos que metemos en nuestro carrito.

Ojo con las ofertas.

Las ofertas son buenas siempre y cuando nos hagan falta esas cantidades o pueda conservarlo de forma correcta. Por ejemplo, comprar 3 botellas de
whisky porque así la unidad me sale más barato no tiene mucho sentido.
Os puedo asegurar que si ponéis más atención a la hora de ir a comprar, cambiar los hábitos alimenticios no os resultarán tan complicados.

Espero que esta información os halla servido de información y espero que me mandéis vuestros truquitos para ir a comprar. ¡Los estamos esperando!


About Olga Deleito

Farmacéutica con amplios conocimientos en nutrición y dietética y su relación con distintas enfermedades. Coaching Nutricional acreditado. Nunca me canso de aprender y en esta profesión eso es algo inevitable.

 
 

^

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: