Olga Deleito

Farmacéutica con amplios conocimientos en nutrición y dietética y su relación con distintas enfermedades. Coaching Nutricional acreditado. Nunca me canso de aprender y en esta profesión eso es algo inevitable.

Latest posts by Olga Deleito (see all)

La dieta disociada es una dieta que se puso muy de moda hace unos años y que no ha perdido seguidores ya que consiste en “comer adelgazando”.

Lo cierto y verdad es que para no engordar hay que consumir únicamente las calorías que vayamos a necesitar según nuestro ritmo de vida. Cierto es también, que para alguien no profesional sin las herramientas adecuadas, este tipo de dietas son muy difíciles de realizar.

La dieta disociada carece de base científica, y por tanto no está aceptada en el mundo científico, así que cuidado con ella. Como siempre digo, no es necesario llevar las cosas a los extremos, ya que siempre acaban siendo perjudiciales.
Para realizar la dieta disociada, lo más importante es saber cómo funciona y cuáles son sus requisitos indispensables. La filosofía que sigue la dieta disociada es que cuando algo se junta, otra cosa se separa. Partiendo de esta base lo más importante de esta dieta es prestar una gran atención en lo que comemos, ya que sólo se podrán ingerir alimentos de una misma categoría.

Para evitar errores a la hora de elegir las comidas existen unas tablas de alimentos que especifican, por un lado, cuáles están permitidos tomar, y por otro lado, a qué categoría pertenecen para no mezclarlos.

Existen 5 grandes grupos de alimentos, y dentro de cada grupo existen unos alimentos aptos para la realización de esta dieta:

1. CARBOHIDRATOS: Arroz, maíz, harina, pasta, legumbres, garbanzos, frijoles, lentejas, haba y soja.

2. FRUTAS: Naranjas, mandarinas, limones, kiwi, piña, moras, uva, sandía, plátanos, fresas y manzanas.

3. GRASAS: Aceite de oliva y/o girasol, avellanas, nueces, chocolate, pasas y dátiles.

4. PROTEÍNAS: Carnes, pescados, mariscos, productos lácteos, queso y huevos.

5. VERDURAS: Lechuga, espinaca, coliflor, calabacín, pimientos, espárragos, zanahoria, pepino, cebolla, acelgas, puerro y apio.

Una de las reglas de la dieta disociada es no mezclar diferentes grupos de alimentos en una misma comida; por ello, que terminantemente prohibido mezclar:

– Proteínas con hidratos de carbono
– Proteínas con grasas
– Dieferentes tipos de carbohidratos
– Mezclar diferentes tipos de frutas como es el caso de las ácidas (naranja) con las dulces (uvas)

Además, hay que seguir 4 directrices que hacen referencia a los 5 grupos de alimentos:

1. Sólo comeremos fruta en el desayuno y a media mañana.

2. Ciertas grasas como los frutos secos (nueces, dátiles, pasas) las podremos tomar tanto a media mañana como a la hora de la merienda. Eso sí, nunca acompañado de fruta.

3. Siempre comeremos carbohidratos a media mañana o en la comida. Nunca en la cena.

4. Las proteínas siempre por la noche.

combinacion-alimentos-dieta-disociada

Os parece muy complicado? Seguro que no pero aún así haremos un breve repaso y os pondré un ejemplo.

RESUMEN: Consumir en cada comida un grupo de alimentos de los descritos en las tablas de alimentos, no mezclar nunca los grupos, comer 5 veces al día (que como siempre decimos comer más no es sinónimo de engordar, es más, cada vez que comemos algo activamos el metabolismo y lo hacemos quemar calorías). Además, claro está, de consumir 1’5 litros de agua al día.

EJEMPLO DE DIETA DISOCIADA

  • DESAYUNO: Café con edulcorante y dos rebanadas de pan
  • MEDIA MAÑANA: Manzana
  • COMIDA: Aquí encontramos dos opciones; por un lado, una ensalada con distintas variedades de lechuga, cebolla y zanahoria; y por otro lado, podemos hacer una ensalada de pasta con verduras.
  • MERIENDA: Frutos secos
  • CENA: Podemos tomar de primero una sopa o puré de verduras, y de segundo elegir entre carne, pescado o huevos. Para ello debemos eliminar los fritos y cocinar a la plancha o la olla.

Si queremos explicar de forma correcta la dieta disociada debemos incluir sus pros y sus contras. Con ello tendremos todos los factores, tanto positivos como negativos para poder tomar la decisión de someterse a una dieta de la forma más objetiva posible.

Como veis, no se trata de una dieta muy sacrificada, puesto que puedes comer casi de todo. Eso sí, en lo relativo a la bebida están prohibidos los refrescos y el alcohol. Por otro lado, puedes comer tanto cuanto quieras en relación a las cantidades. Este punto a favor conlleva un punto en contra, y es que al no regular las cantidades que consumimos de cada grupo de alimentos podemos crear un cierto desarreglo nutricional. Una opción que dan los seguidores de este tipo de dieta es plantear cada día a un único grupo de alimentos. Yo personalmente no estoy de acuerdo con esta técnica además de que se contraria con sus propias reglas (el día de la fruta no podríamos merendar ni cenar).

Como podéis comprobar no resulta tan fácil, por lo que se aconseja que no la realicéis durante un tiempo prolongado sin supervisión de un profesional. No es recomendable alargarla más de 30 días sin supervisión aunque si hacemos la dieta de forma rigurosa y mantenemos un ritmo de ejercicio moderado pero constante en unos 7 días puedes perder 3-4 kilos. Eso sí, ya sabemos los riesgos que implica perder de peso en tiempo récord.

Volver a nuestra alimentación desequilibrada habitual favorecerá con total seguridad la pronta recuperación de lo perdido. Así que, habrá que intentar combinar el ejercicio físico con el ejercicio nutricional de comer más sano dejando de lado el alcohol, los fritos, la repostería, los embutidos,… Vamos, lo que ya sabemos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: