También en Semana Santa podemos disfrutar con precaución

Ya es Jueves Santo y seguro que son días de ocio y “mini vacaciones” para muchos. Pero estos días están cargados de tradición en muchos lugares del mundo, tanto por devoción como culinariamente, que es lo que me trae a mí a este blog.

Como todas vacaciones solemos hacernos de buenos pretextos para excedernos con las comidas. Este es un punto de inflexión para aquellas personas que ya han comenzado con la “operación bikini”, por lo que vamos a intentar pasar una buena Semana Santa disfrutando pero sin pasarnos.

– Aunque vayas a un hotel con buffets libre no comas más de lo que suelas comer en casa, para ello es importante controlar el tamaño de las porciones y tener variedad de alimentos. Aunque es muy habitual probarlo todo, recuerda que las cantidades deben ser las correctas.

– Además, a nadie le amarga un dulce, por lo que de vez en cuando uno se puede permitir un dulce típico siempre que se mantenga el equilibrio del resto de la alimentación, ya que los postres típicos (torrijas, pestiños, hornazos, mona de Pascua, pegarata, arroz con leche,…) son ricos en azúcares simples y grasas, aportando muchas calorías.

– Intenta consumir alimentos de la “mar”, ya que son alimentos que aportan grasas buenas para el corazón, con poca cantidad de grasa y que proporciona una gran variedad de la alimentación. Las comidas con bacalao son las más comunes pero tampoco son mala opción las sardinas, boquerones,… pescado azul principalmente.

– Intenta mantener un buen equilibrio; es decir, si nos pasamos cuando salimos a cenar procura desayunar y almorzar de forma ligera.

– Consumir fruta fresca para el desayuno y merienda.

– No olvidarse de mantener una buena hidratación.

– Aprovecha para aumentar tu actividad física dando un paseo para conocer el lugar, o para disfrutar del mismo. Recuerda que lo recomendado es realizar 30 minutos de ejercicio al día.
A quienes os guste involucraros en la tradición, una tarde de procesiones te proporcionará una buena caminata diaria; y si por el contrario lo tuyo es la tranquilidad de la playa, ¿qué hay mejor que un paseo a la orilla del mar?

– En nuestra cultura, el alcohol forma parte de nuestros momentos de ocio. Intenta no pasarte con el alcohol.

– Son días en los cuales nos acostamos más tarde y desayunamos mucho más tarde de lo habitual. Por ello, solemos comer más tarde por lo que “picoteamos” y comemos más volumen en las principales comidas.

Ni que decir tiene el especial cuidado que deben tener todas aquellas personas con algún tipo de patología relacionada con la alimentación (diabetes, hipertensión, gota, …). Actualmente existen muchas recetas de dulces típicos “lights” que pueden ser una buena opción para estos pacientes.

Por último, ¡disfruta de las vacaciones! Es tiempo de relax, tanto corporal como mental, y así recargarás las pilas para volver con fuerza.

Y tú, ¿cómo pasas la Semana Santa?


About Olga Deleito

Farmacéutica con amplios conocimientos en nutrición y dietética y su relación con distintas enfermedades. Coaching Nutricional acreditado. Nunca me canso de aprender y en esta profesión eso es algo inevitable.

 
 

^

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: