November: un mes para destacar el tomate

Estamos en noviembre un mes en el que existe un movimiento dedicado a la salud masculina llamado “movember”. Este movimiento, aún poco conocido, consiste en que los hombres se dejan barba y bigote durante todo el mes de noviembre y se organizan encuentros para concienciar a la sociedad de los problemas de salud relacionados con los varones como es el cáncer de próstata o de testículo.

El cáncer de próstata es uno de los cánceres más frecuentes que evolucionan de forma lenta. Según datos facilitados por la Sociedad Española de Oncología Médica en junio de 2015, unos 29000 hombres padecen esta enfermedad cada año, convirtiéndola en la enfermedad más común del cáncer masculino. Generalmente se diagnostican en un 50% a hombres mayores de 70 años, y prácticamente todos mayores de 90 años.

La causa exacta del cáncer de próstata es desconocida, aunque se piensa que intervienen cuatro factores principalmente:

1.- Factores genéticos: existen algunos indicios que involucran a los factores genéticos en una de las causas del cáncer de próstata, aunque es difícil separarlo de los factores ambientales. Parece ser que los poseedores del gen HPC-1 presente en el cromosoma 1 tienen una mayor probabilidad de contraer cáncer de próstata que otro varón que no posea dicho gen.

2.- Factores hormonales: existen muchos estudios que sugieren que los factores hormonales son importantes en el desarrollo del cáncer de próstata ya que existen algunos cánceres que son dependientes de los andrógenos (hormonas masculinas), el hecho de que se le puede inducir un cáncer de próstata a una rata mediante la administración crónica de estrógenos y andrógenos (hormonas femeninas y masculinas),…

3.- Factores ambientales: cuando emigran de regiones de baja incidencia de cáncer regiones de alta incidencia mantienen una baja incidencia de cáncer protática durante una generación, y luego adoptan una incidencia intermedia. Además, se han identificado varios factores ambientales que pueden ser promotores como, dieta alta en grasas animales, la exposición al humo de los tubos de escape de los automóviles, la polución del aire, cadmio, fertilizante y sustancias químicas de las industrias.

4.- Agentes infecciosos: se han considerado causantes del cáncer prostático a los agentes infecciosos transmitidos por vía sexual, y sin embargo también existen estudios que indican que existe un mayor riesgo de sufrir cáncer de próstata cuando existe represión de la actividad sexual.

Una de las medidas preventivas mejores es el someterse a revisiones periódicas ya que suele tardar años en manifestarse. Además, es importante recordar que cuanto mayor se es más probabilidad existede sufrir este cáncer. Existen multitud de estudios que buscan la relación de ciertos alimentos con la reducción del riesgo de padecer cáncer de próstata, y por ello han sido estudiados los licopenos, presentes en el tomate y la sandía, o las isoflavonas, presentes en la soja.

tomate-protector-cancer-de-prostata

En el cáncer de próstata, como en multitud de enfermedades, la alimentación es es un dato muy importante a tener en cuenta. En el caso específico del cáncer de próstata es aconsejable llevar una dieta rica en frutas, verduras y cereales preferentemente integrales, evitando el exceso de carnes rojas y lácteos grasos. Existen datos que indican que el sobrepeso es un factor de riesgo. Existen alimentes que parecen tener un efecto protector frente a este tipo de cánceres, mientras que un aporte excesivo de ciertos minerales y vitaminas pueden ejercer el efecto contrario.

Hay que considerar que son necesarios más estudios para poder ofrecer recomendaciones en firme en este aspecto, pero sí existen datos que auguran un posible uso a nivel preventivo de determinados alimentos y/o componentes; como efectos positivos frente al cáncer de próstata cabría destacar una serie de ellos:

  • Licopeno: es un carotenoide con propiedades antioxidantes que podemos encontrar en alimentos como el tomate o la sandía. En el caso del licopeno existen estudios que demuestran una disminución en el riesgo de padecer cáncer de próstata en personas con antecedentes familiares.
  • Semillas de lino: parece ser que retardan la multiplicación de las células cancerosas de los hombres con cáncer de próstata en estadios iniciales.

Uno de los mejores aliados como preventivo en el cáncer de próstata es el tomate. El tomate es muy usado en la dieta mediterránea proporcionando color y sabor a las ensaladas, el gazpacho, salmorejo, sofrito, o simplemente como salsa que acompañe a cualquier plato de nuestra gastronomía. En uno de los últimos estudios concluyeron que tomar 10 porciones de tomate a la semana (cada porción equivale a un tomate mediano) reduce hasta en un 18% el riesgo de desarrollar el cáncer de próstata en aquellos pacientes que tienen antecedentes familiares.

Así que ya sabéis, el simple hecho de añadir a nuestra tostada matutina un par de rodajas de tomate (o su jugo) y alguna ensalada y salsa de tomate pueden ser pequeños gestos que os pueden salvar la vida 😉

tomate


About Olga Deleito

Farmacéutica con amplios conocimientos en nutrición y dietética y su relación con distintas enfermedades. Coaching Nutricional acreditado. Nunca me canso de aprender y en esta profesión eso es algo inevitable.

 
 

^

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: