Peeling base de belleza y de salud

Un peeling es un tratamiento que elimina las células muertas y produce la renovación o regeneración de la piel.

Aunque el término peeling se utiliza desde hace pocos años el concepto no es nuevo, ya en la antigüedad se utilizaban diferentes técnicas cuya finalidad era pelar la piel para así mejorar su aspecto. Por ejemplo los faraones utilizaban polvo de alabastro para exfoliar la piel, y…  ¿Quién no ha oído hablar de los famosos baños de Cleopatra con leche de burra? Lo que conseguía era con la leche fermentada que contiene altos niveles de ácido láctico suavizar la piel, afinar y disminuir las arrugas.

Existen dos tipos de peelings, los físicos -que producen la eliminación de células muertas de una manera mecánica-  y los químicos.

Los peelings químicos consiguen la eliminación controlada y uniforme de las células dañadas de la piel mediante la aplicación de sustancias exfoliantes, con ello se estimula la producción de células nuevas y se reducen los signos de envejecimiento dándole a la piel un aspecto más joven. Además con los peeligs químicos dermatológicos pueden mejorar de forma efectiva gran número de imperfecciones cutáneas, lineas de expresión, arrugas, cicatrices de acné, pigmentaciones irregulares (manchas), etc.

Existen muchas clases de peeligs dependiendo del tipo de agente que se utiliza para provocar la renovación. Y dependiendo de su profundidad se dividen en tres: suave, medio y profundo. Yo te voy hablar del superficial, ya que los otros deben realizarlos especialistas médicos.

Con el paso del tiempo y a medida que vamos envejeciendo el daño de la piel se hace más evidente y la renovación celular más lenta, se pierde firmeza y élasticidad, por eso los peelings son un tratamiento perfecto. Son excelentes potenciadores y bases preparadoras de la piel en la que se vaya a realizar un tratamiento antienvejecimiento, antiacné o antimanchas.

Imagínate que vas a pintar una pared o aplicar un barniz a un mueble si antes no lo pules y le quitas todas las imperfecciones el producto que aplicas a continuación lo absorbe de forma regular y el resultado no es el esperado, pues así ocurre con nuestra piel.

De todas las sustancias que se han empleado para realizar peelings químicos las que mayor eficacia ha demostrado son los Alfa hidroxiácidos (AHA) y dentro de ellos en especial el ácido glicólico. Es una molécula orgánica natural que posee innumerables beneficios para la piel, ya que favorece la exfoliación de las células muertas, mejora la renovación celular (piel joven y lisa). Además actúa como activador de fibroblastos, estimulando la formación de colágeno, elastina y ácido hialurónico.

Al aplicarlo puedes sentir un ligero picor o escozor pero es normal, la piel queda tirante pero la sensación desaparece enseguida. Después de este tratamiento la piel se muestra renovada, con disminución de arrugas y de las alteraciones pigmentarias. y mejora el brillo y tono de la piel.

Los peelings se pueden asociar a otros tratamientos ya que como antes te comenté los potencia, incluso los técnicos, laser, etc. Se pueden aplicar también en la espalda, muslos, antebrazos… para quitar marcas de acné o difuminar estrías y para mejorar la flácidez .

Según el producto concreto y su concentración, se pueden aplicar una vez a la semana durante un mes o dos, o a diario por la noche durante unas semanas. Como siempre te comento, la protección solar es imprescindible todo el año, pues bien, con estos tratamientos, lo es aún más, ya que la piel queda mas fina y desprotegida.

La mejor época para realizar estos tratamientos es ahora el otoño y en el invierno ya que no se recomienda tomar el sol.

Además de todas estas aplicaciones para la belleza se ha demostrado que haciendo peelings se podría prevenir el cáncer de piel. Un simple peeling químico puede aumentar las defensas contra este tipo de tumores, al obligar a cambiar más rápidamente la piel de lo que  hace la propia naturaleza (renovamos la piel cada 60 días y con los peelings cada 2-3), estamos activando una proteína, la p53, que tiene una función defensiva, inmunológica sobre las alteraciones que produce la exposición solar.

Yo ya he empezado mi tratamiento peeling de otoño ¿Y tú? ¿A que esperas?

 

Imagen © Voyagerix – Fotolia.com

About Nuria Fervienza

Técnico en Farmacia con más de 20 años de experiencia detrás del mostrador. Especializada en Dermofarmacia. Adicta a la dermocosmética, la moda, los viajes, la buena comida y los buenos amigos.

 
 

^

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: