Nuria Fervienza

Técnico en Farmacia con más de 20 años de experiencia detrás del mostrador. Especializada en Dermofarmacia. Adicta a la dermocosmética, la moda, los viajes, la buena comida y los buenos amigos.

Los pies son nuestros pilares, nuestra base, y su cuidado es fundamental ya que sino lo hacemos bien podemos tener problemas.

Los callos, durezas, ampollas y demás hacen que pisemos mal y además de dolor sino lo remediamos cuanto antes, podemos provocar problemas en nuestras rodillas, espalda, cadera…. por eso debemos tenerlos bien cuidados y sin embargo son los grandes olvidados.

Hoy hablaremos de los problemas más comunes de los pies y de los consejos para solucionarlos.

  • Sequedad: es uno de los problemas más habituales,la falta de hidratación, sobretodo en la primavera y verano ya que el estar el pie al aire sin calcetines ni medias, además de el calor, playas y piscinas por las cuales vamos descalzos, favorecen la sequedad.Aveces la sequedad es tan severa que pueden formarse grietas, las cuales son muy dolorosas y molestas, para curarlas utiliza un apósito hidrocoloide que le aporta mucho agua o una crema muy concentrada de urea, incluso más concentrada que las especificas para hidratar los pies. Para una sequedad moderada, utilizar cremas hidratantes a diario, que sean especificas ya que suelen contener urea y salicílicos en porcentajes más altos que favorecen la hidratación y el efecto queralolítico que viene muy bien para quitar las pieles muertas y que luego queden muy hidratados.
  • Durezas y Callos: se forman como protección natural a la presión que ejerce nuestro cuerpo sobre los pies y al roce ejercido sobre los huesos del pie. La mayoría de las durezas son síntomas de un problema subyacente, como deformidad ósea, una forma incorrecta al caminar o un calzado inadecuado. Se forman en la planta del pie , dorso de los dedos , talones y borde lateral de las uñas. Para eliminarlos utiliza después del baño una piedra pómez o lima especial para durezas(van muy bien las nuevas limas con pilas  que eliminan de una forma mas simple y rápida la callosidad o dureza), no te pases quitando las durezas que luego te pueden doler más, a continuación utiliza una buena crema hidratante. Para los pequeños callos en los dedos van muy bien las tiritas que puedes encontrar en la farmacia y son especificas para eliminarlos. Si el problema persiste debes acudir a un podólogo, que además de eliminarlas de forma más efectiva y duradera puede darte la solución para que no te vuelvan a salir.
  • Sudor: un mal calzado que no te deja transpirar el pie, el calor, o la hiperhidrosis, provocan el incomodo problema del exceso de sudor. Para tratarlo utiliza jabones bactericidas, polvos secantes, o antitranspirantes que suelen contener cloruro de aluminio y regulan el exceso de sudoración. Usa calzado que no sea sintético o plantillas con carbón activo que absorben el mal olor y el sudor.
  • Hongos: es frecuente que aparezcan en los pies y uñas, por un exceso de húmedad como te acabo de comentar con el problema de exceso de sudoración o por estar en ambientes húmedos como piscinas. Para tratarlos tienes en la farmacia varios productos concretos, consúltanos o consulta en tu farmacia, procura secarlos muy bien y sé constante con el tratamiento que te aconsejen ya que los hongos son muy latosos, no utilices calzado de otras personas ya que son muy contagiosos,es más, si tienes el problema de hongos en una uña, desinfecta las tijeras o el cortauñas cuando la utilices en la siguiente para que así no se te extienda. Si el problema persiste acude al podólogo o a tu médico.
  • Rozaduras:es en esta época de primavera y verano cuando al dejar los pies al aire, el cambio de calzado y el no utilizar calcetines y medias quedan más indefensos y se vuelven más propensos para que te salgan rozaduras y heridas. Para ello te recomiendo utilizar unas barritas o cremas especiales antirozaduras, que si las aplicas en las zonas donde suelen salir -talón, dedos, etc- antes de calzarte y reaplicar cada vez que notes molestia, evitarás que te salgan, son muy efectivas yo siempre llevo una , por lo menos los primeros días de cambio de zapatos ,luego el pie se acostumbra y la piel se hace más fuerte. Si te salen ampollas lo mejor utiliza apósitos hidrocoloides, que curan ,evitan el roce y favorecen la cicatrización.

 

Utiliza un buen calzado y adecuado a tu número, evita los tacones, realiza una pedicura una vez a la semana en la cual cortes bien la uñas (rectas y no muy cortas), seca bien los pies entre los dedos, intenta tenerlos correctamente hidratados y ante cualquier problema acude al podólogo.

Muy importante las personas diabéticas o con mala circulación deben cuidar de forma extrema los pies, por que pueden tener problemas graves, y acudir de forma regular al podólogo para llevar mayor control.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: