Cancer de Cuello Uterino

Es un cáncer que se desarrolla en el cérvix o cuello del útero, la parte del útero que se abre en la vagina. Sucede cuando células del cérvix se transforman en anormales y empiezan a crecer de manera incontrolada. El proceso por el que las células anormales de las fases pre-cancerosas progresan a cáncer de cérvix puede llevar muchos años.

El cáncer de cérvix puede afectar a cualquier mujer independiente de su edad.

Hoy en día disponemos de prevención primaria con la vacuna y prevención secundaria con la detección del Virus del Papiloma Humano (VPH) mediante citología vaginal (prueba de Papanicolaou).

La causa directa del cáncer de cérvix es la infección por VPH.

Hasta un 70% de los hombres y las mujeres entrará en contacto con el virus durante su vida.

Por fortuna, sólo ciertos subtipos del VPH pueden trasformar las células en cancerígenas y en un 90% la inmunidad femenina elimina el virus de forma natural en un periodo inferior a 24 meses, es por eso que muchas mujeres pasan la infección sin enterarse.

La mayoría entran en contacto con el virus en las primeras relaciones sexuales (entre los 15 y 25 años).

El virus se transmite muy fácilmente mediante contacto genital. La penetración no es imprescindible, puede también adquirirse por contacto piel-piel a nivel de la zona genital.

La realización de citologías de forma regular es la manera más eficaz de detectar de forma precoz la existencia de alteraciones en las células de cérvix (lesiones precancerosas) que pueden dar lugar a cáncer.

Si el cáncer ocurre, la prueba de Papanicolaou puede encontrarlo temprano cuando es más fácil tratarlo.

La vacuna del VPH disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de cérvix en un 70%, protegiendo también del cáncer de vagina, vulva, ano y frente al desarrollo de las verrugas genitales.

¿Cuándo vacunarse?

Lo ideal sería vacunar a las jóvenes antes de su primera exposición al virus del papiloma humano, pero desde el inicio de la comercialización de la vacuna se recomendó ampliar la edad hasta los 25-26 años porque, aunque ya hayan tenido contacto con un tipo de VPH en el pasado, la vacunación puede protegerlas de todas formas, puede prevenir contra enfermedades y verrugas genitales del VPH provocados por otros tipos incluidos en la vacuna.

En la actualidad se han publicando estudios que demuestran la eficacia de la vacuna en mujeres entre los 26 y 45 años, demostrándose su eficacia, inmunogenicidad y seguridad frente a la infección persistente, verrugas genitales, lesiones vulvares y vaginales y cánceres genitales relacionados con el VPH.

Junto con la vacunación se deben continuar realizando citologías periódicas, siguiendo las recomendaciones al respecto que le haya dado su ginecólogo.

Fuentes:

Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (www.aepcc.org)

www.centroclinicobetanzos60.es

www.cancer.org


About María José Cachafeiro

Farmacéutica Comunitaria, fundadora y co-autora de la Botica de Teté. Máster en Atención Farmacéutica Comunitaria por la Universidad de Valencia, postgrado en Nutrición por la Universidad de Navarra, Especialista universitario en Ortopedia por la Universidad de La Rioja. Estudiante del Grado en Nutrición Humana y Dietética. Ponente y docente. Enamorada de mi profesión, mi familia, mis amigos, la docencia, la eSalud y las nuevas tecnologías.

 
 

^

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: